El padel es un deporte que cada vez gana más adeptos y adeptas. En muchas ocasiones, la diferencia entre ganar o perder un partido está en la capacidad mental del jugador. La psicología es uno de los factores más importantes tanto en el padel como en cualquier otro deporte, para muchos deportistas el más importante. En el padel, se hace si cabe mas importante, por ser un deporte en equipo.

Los jugadores profesionales de padel cada vez dedican más tiempo a su entrenamiento mental. De todas formas sin una adecuada técnica, por mucho que entrenemos nuestra capacidad mental, nuestro juego mejorará muy poco. Así que la mejora debe ser progresiva en todos los aspectos, técnico, táctico, físico y psicológico.

El carácter y temperamento influye claramente en nuestras actitudes en la pista. Pequeñas rutinas de entreno mental nos pueden ayudar a ser mas competitivos.

Esta capacidad se entrena con profesionales, pero aquí te dejamos algunos tips para que puedas mejorar:

  1. Calienta bien. No entres frío al partido. Aprovecha el calentamiento para entrar en calor físicamente y psicologicamente. Repasa tu táctica de juego, estudia al rival, descubre sus golpes mas débiles.
  2. Manténte concentrado todo el partido, independientemente del resultado. Las rutinas o rituales de juego te ayudarán a conseguirlo, agota el tiempo de saque o descanso, mantén tu rutina de saque (por ejemplo botar siempre la bola 4 veces), si tienes que lamentarte o desahogarte tómate 3 segundos después del punto para ello, evitará que te aceleres y pierdas la concentración.
  3. Evita los enfados con tu compañer@ durante el partido, no aportan nada positivo a vuestro juego. Te recomiendo que antes de entrar a jugar un partido, dejes claro con tu compañer@ los objetivos para la pareja.
  4. Si mantenemos nuestra atención y conseguimos también que nuestr@ compañer@ este emocionalmente centrad@, tendremos más oportunidades de ganar un partido.
  5. Una buena comunicación y un compañer@ que te anime, os hará superar de una manera mas rápida los momentos mas difíciles del partido.
  6. Controlar la ansiedad es importante, nos hará mantener la concentración cuando estemos demasiado relajados, o relajarnos cuando estamos excitados en exceso. Todos tenemos un nivel de activación en el que rendimos adecuadamente.
  7. Céntrate en el punto que estas jugando, olvídate del resultado o del punto que acabas de jugar.
  8. Debemos focalizar nuestra atención en lo relevante y no distraernos con cosas superfluas.
  9. Lucha todas las bolas, podrás ganar o perder, pero si das lo máximo en cada punto, tendrás la confianza para seguir intentándolo. Si juegas y entrenas siempre al 100 %, te acostumbraras siempre a estar a ese nivel.
  10. Juega torneos. Esas experiencias, independientemente de las derrotas o las victorias, harán que tomes experiencias de juego bajo presión, vivirás situaciones que no tienes en tus partidos o entrenos diarios.
  11. Relativiza las derrotas: el camino de un deportista se hace paso a paso, día a día, una victoria o derrota puntual no tiene un valor absoluto.
  12. Establece objetivos a corto, medio y largo plazo. Éstos deberán ser concretos, medibles y realistas.

Ten en cuenta que el entrenamiento mental será al principio un proceso lento, incluso pesado, pero la constancia y la regularidad hará que se vaya convirtiendo en algo natural.

Recuerda siempre que lo importante es disfrutar de un deporte que te gusta, te permite sentirte activo, tener ilusión en la rutina diaria, disfrutar del presente. A nivel emocional aporta bienestar, un antídoto natural contra el estrés.

¿Te animas a probar?