monitores de padel comprometidos

Este artículo pretende ayudarte para entender un poco más el Pádel y así elegir al monitor de padel que mejor se adapte a nuestras necesidades y características personales.

El Pádel no nos exige grandes alardes físicos o técnicos para poder disfrutar de él. Posee la capacidad de adaptarse a cualquier nivel de juego, haciéndolo muy atractivo para todo tipo de jugadores.

Pero,…. si tiene todas esas ventajas ¿porque es cada día es más común encontrarnos aficionados con lesiones que impiden el disfrute e incluso la práctica del Pádel?. ¿Son estas lesiones fruto de una escasa preparación física?, ¿es el propio deporte nocivo para la salud músculo-articular?, ¿es el modelo de práctica ajeno a la búsqueda de la Salud?, ¿son los monitores culpables de muchas de estas lesiones?.

Estas reflexiones en voz alta, pretenden ser el punto de partida a un análisis profundo por parte de jugadores y técnicos.

10295091_541169592661281_8213981753361241115_o

Desde mi punto de vista creo que el futuro de los monitores de pádel pasa como ha ocurrido en otras áreas de la Actividad Física y Deportiva por actuar en una doble vertiente:

Obligarnos a trabajar día a día de manera más rigurosa, exigiéndonos formación continua y reciclaje de nuestros conocimientos, preparando nuestras clases en función a las particularidades de nuestros alumnos y no dejando que el azar sea nuestro método de planificación y control de nuestro trabajo.

Trabajar unidos en exigir a Clubes e instalaciones la contratación de profesionales cualificados que faciliten el desarrollo de nuestro deporte y deportistas.

Profesionales cualificados son situados al mismo nivel que personas que no saben absolutamente nada de actividad física, ejercicio y/o deporte. Ser entrenador requiere conocer a fondo este deporte y haber tenido vivencias que le ayuden en su bagaje de conocimientos y sensaciones, pero no por haber sido un «Campeón» tiene asegurado el éxito como monitor y/o entrenador.

Como ejemplo podemos analizar casos de grandes entrenadores en el deporte profesional que no triunfaron como deportistas de elite (Jose Mouriño) y por el contrario, grandes jugadores que acumulan fracaso tras fracaso como técnicos (Diego Armando Maradona). El entrenar exige conocimientos mas allá de la práctica que hay que adquirir si queremos desarrollar un trabajo de calidad.

IMG_5561

¿Qué hacer como Jugadores?

Vamos a plantear una serie de aspectos que pueden colaborar a que disfrutemos más del Pádel, sepamos analizar si mi proceso de enseñanza es el deseable y evitemos las lesiones como factores que nos alejarán de nuestro deporte favorito. Aconsejo ir poco a poco en nuestra incorporación al Pádel y una vez estemos metidos de lleno en él no nos obsesionemos. No por jugar dos partidos diarios vamos a jugar mejor, no por dar 5 clases a la semana vamos a mejorar más rápido y de forma permanente, no por inscribirnos a treinta torneos vamos a subir de nivel. En muchas ocasiones el número de clases no es más que una manera de ingresar dinero en una escuela. ¿Se diferencian las clases o son iguales?, ¿Hay planificación de lo que trabajamos y la percibimos?.

Actuemos con tranquilidad y objetividad, no nos dejemos llevar por la emoción.

El primer aspecto que debemos abordar hace clara referencia al binomio Quiero-Puedo. Con ello quiero decir que toda persona que se ve atraída de manera importante por un deporte debe tener claro cuáles son sus condiciones y posibilidades. Es el punto de partida coherente y que mas nos puede ayudar. Hay que valorar:

  • Mi edad. Es duro pero inapelable. No debo asumir situaciones de riesgo condicional o músculo articular excesivo si ya no tengo 20 años. Con 40 estamos perfectamente preparados para jugar al Padel a buen nivel pero debemos comenzar a centrarnos en evitar lesiones, facilitar la recuperación tras entrenamiento y/o partidos y buscar las ejecuciones más eficaces en relación a la salud.
  • Mi nivel de experiencias deportivas. Una persona que siempre ha practicado deporte tendrá un mayor nivel de Condición Física, una mayor coordinación segmentaria y/o visomotora. Si somos personas que descubrimos la práctica deportiva tras escasas experiencias motoras a lo largo de nuestra vida no debemos preocuparnos pero si actuar con claridad. En primer lugar deberíamos asegurarnos un trabajo dirigido a nuestra motricidad básica. Si nos movemos mejor, percibimos, decidimos y actuamos con mayor precisión aseguraremos un aprendizaje de mas calidad.
  • Historial de Lesiones/enfermedades. Es interesante realizar una revisión al historial médico personal de cada uno y valorar si existen lesiones y/o enfermedades que requieran atención especial a la hora de iniciarnos en un Deporte en concreto.
  • Mis Objetivos. Si hemos valorado nuestra edad, condición física, experiencias deportivas y revisión de nuestro historial médico de forma objetiva y adecuada estaremos ante el punto de partida ideal y perfecto a cualquier Iniciación Deportiva.

Partimos de la certeza absoluta en relación a nuestras características, limitaciones y puntos fuertes. Con ello no solo podemos asegurar un aprendizaje de calidad sino también una práctica exenta de Lesiones.

monitor de padel

El segundo aspecto y no menos importante, hace referencia a la elección y valoración del equipo de profesores que se encargarán de mi iniciación deportiva. Es cierto que dado el escaso conocimiento que poseemos de una actividad cuando nos aventuramos en su aprendizaje no seremos capaces de manera inmediata de distinguir al buen profesional, pero en muy poco tiempo podemos realizar un análisis del proceso de aprendizaje y valorar si es el que me conviene o no.

Anteriormente he planteado las bases que cualquier alumno puede aplicar a su iniciación deportiva, pero además queda claro que un buen profesional no pasaría por alto este análisis de sus alumnos. A grandes rasgos podemos definir una serie de aspectos que diferencian a los buenos profesionales de aquellos que no lo son:

  • Un buen profesional siempre cumple con sus obligaciones en días y horas señalados. Nunca falla ni se inventa excusas. Solo cuando existe una planificación detallada y un equipo de profesionales homogéneo en ideas y objetivos es factible la variación de los monitores que me atienden.
  • Sabe que aspectos son positivos y/negativos de cara a tu aprendizaje. Si mi monitor hace ejercicios que para mi nivel técnico son irrealizables, tareas nocivas para alguna patología personal que me provocarán lesiones no es el Monitor adecuado para mi.
  • Siempre prepara sus sesiones con antelación y en relación a lo valorado previamente. Es fundamental saber si la persona que me atiende realiza trabajo fuera de la pista para mi mejora cualitativa. Si todo se reduce a entrar e improvisar poco podemos avanzar.
  • Debe explicar todo lo que hacemos, no limitarse a tirar bolas, o como se suele decir «tirar cacahuetes». Es común entender como buena aquella clase en la que sudamos y sufrimos un montón, pero ¿has aprendido algo o has pagado por correr detrás de una pelotita? Sería más sencillo poner una rueda como la de los Hámsters dentro de la pista y correr durante toda la clase.
  • Trabajar en el área de lo Afectivo y Social. Mucha gente acude a clases para evadirse de su trabajo, conocer gente y disfrutar de su tiempo de Ocio. Adaptar el aprendizaje a esa demanda de satisfacción es también señal de que estamos ante un buen profesional.

En definitiva, aunque puede no ser fácil distinguir al Profesor Ideal si podemos aprender a descubrir a Imitadores. Desconfía de clases que tienen mucho ritmo pero no te aportan mejoras. No te dejes convencer para que tus clases sean siempre partidos. Hay muchas cosas que hacer, incluso partidos, pero siempre dentro de una planificación sería, rigurosa y de la que tengas información. No aceptes como explicación » hazlo así». Tu profesor debe explicar de forma clara y con la metodología que facilite una mejor comprensión y aplicación de lo aprendido.

Si no te diviertes no aprenderás, pero es factible aprender, divertirse y trabajar. Pagar es un sacrificio y ello implica en tu profesor un gran trabajo para acercarte conceptos de la forma más asequible y provechosa. No renuncies a ello.

El Pádel es maravilloso, disfruta al 100%, exige Profesionalidad, rechaza imitaciones.

Artículo de: preparacionfisicapadel.com